NO OLVIDES APAGAR LAS VOCINAS DE LA MUSICA QUE SE ENCUENTRA DEBAJO, SI DESEAS ESCUCHAR RADIO VISION CRISTIANA INTERNACIONAL. TRANSMISION MUY PODEROSA. A LAS 3 DE LA MANIANA, HORA DE LATINOAMERICA, Y NUEVE DE LA MANIANA, HORA DE EUROPA, TIEMPO DE ORACION NUEVE DE LA NOCHE, ORACION, Y DOCE DEL MEDIO DIA, MOMENTO DE ORACION, QUE EN LATINOAMERICA SERìAN LAS 6 DE LA MANIANA PitaPata - Personal picturePitaPata Dog tickers Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic NO OLVIDES APAGAR LAS VOCINAS DE LA MUSICA QUE SE ENCUENTRA DEBAJO, SI DESEAS ESCUCHAR RADIO VISION CRISTIANA INTERNACIONAL. TRANSMISION MUY PODEROSA. A LAS 3 DE LA MANIANA, HORA DE LATINOAMERICA, Y NUEVE DE LA MANIANA, HORA DE EUROPA, TIEMPO DE ORACION NUEVE DE LA NOCHE, ORACION, Y DOCE DEL MEDIO DIA, MOMENTO DE ORACION, QUE EN LATINOAMERICA SERìAN LAS 6 DE LA MANIANA Mi Casa sera llamada Casa de Oracion para todos los pueblos. Isaias 56:7
“No andes difundiendo calumnias entre tu pueblo, ni expongas la vida de tu prójimo con falsos testimonios. Yo soy el Señor.” Levítico 19:16

giovedì 27 agosto 2009

El caracter y sus grietas

Image and video hosting by TinyPic

HEB 13:5… Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho: Nunca te dejaré ni te desampararé.


Cuando se habla del carácter, se habla de las cualidades morales que traemos dentro de nosotros. Una de las acepciones de la palabra carácter es confiabilidad, esto nos indica que cuando estamos en la presencia de Dios, nuestro carácter es lo que va a determinar cuan confiables somos para que El nos encomiende una obra. El carácter no limita los dones, ni la unción, ni el poder de hacer milagros, pero si limíta el tiempo de ministerio.

La Palabra de Dios nos muestra a muchos siervos que tenían dones de Dios, a quienes se les había concedido el hacer milagros creativos por medio de su mano, los cuales no se han vuelto a repetir, pero que su tiempo de ministerio fue reducido a causa de que tenían ciertas grietas en su carácter, cierta debilidad que no pudieron enderezar. El hecho de que Dios nos haya regalado un ministerio, o ciertos dones, o una unción especial, no quiere decir que no debamos rendir nuestro carácter a El. Nosotros debemos procurar llegar a tener el carácter de Cristo y no descansar hasta lograrlo. Muchos personajes de la Biblia han hecho grandes milagros y tuvieron dones excepcionales pero no pudieron dominar su carácter y por eso fue acortado su tiempo ministerial. Estos siervos de Dios, no tuvieron momentum, es decir, ese ingrediente esencial para eternizar su ministerio, o avivamiento; ellos no pudieron rendir del todo su carácter y eso fue lo que echó a perder el ministerio o liderazgo. Porque la gente no va a seguir a alguien que tenga demasiadas grietas en su carácter. Por ejemplo, no podían seguir a un Moisés cobarde, porque si hubiera mostrado cobardía frente a un mar inmenso por el cual tenían que pasar, era imposible que lo siguieran si lo hubieran visto temeroso o acobardado.

Veamos algunas grietas que frecuentemente se ven en nuestro carácter.






ELIAS


1 Reyes 19:16… y a Jehú, hijo de Nimsi, ungirás por rey sobre Israel; y a Eliseo, hijo de Safat de Abel-mehola, ungirás por profeta en tu lugar…


Una de las grietas más comunes que podemos encontrar en algunos líderes es que no reaccionan bien ante un fracaso, ante la apretura.

La prueba va a medir nuestra estructura, nuestro fundamento, en lo que nosotros creemos. Cuando viene el fuego de la prueba lo que Dios quiere ver es que tan firme estamos. La historia nos cuenta que Elías mata a los profetas de Baal y le mandan a decir que al día siguiente, a esa hora, él pagaría por lo que hizo. Es ahí cuando se manifiesta una grieta en el carácter de Elías, que ante un fracaso o ante una amenaza se retrae, se encueva, como que perdiera toda su fuerza y su fe y aun las promesas del Señor se desvanecieran y entonces aflora su cobardía espiritual. Hoy en día a muchos ministros o lideres le sucede lo mismo, todo está bien cuando al levantar sus manos la misma presencia de Dios se manifiesta y suceden cosas extraordinarias, pero si Dios no contesta en el momento preciso o simplemente las cosas no salen como se habían planificado entonces enseguida se piensa:”esto no es de Dios”. Hay ciertos niveles en que Dios va a probar nuestro carácter y va a probar si nosotros somos definidos y firmes. Cuando uno es niño todo se le permite, pero cuando uno es maduro tiene que aprender a defender lo que cree Efesios 4:14… Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar, emplean con astucia las artimañas del error;.

Elías fue un hombre que vio la gloria de Dios, que había visto y hecho milagros por su misma mano, pero ante una amenaza evidenció su cobardía espiritual. Y en ese momento el declara que no es mejor que sus padres y ahí se manifiesta su cojera de carácter desde niño. Elías era un siervo semejante a cualquier hombre pero no había mencionado nunca antes su origen ni a sus padres hasta en el momento de su cobardía. Porque en el momento en que nosotros somos probados, el enemigo trata de abrir la grieta de nuestro carácter y entonces comenzamos a justificarnos, como en este caso, atribuyéndolo a una herencia paterna. Sin embargo esto solo refleja nuestra inestabilidad tanto emocional como espiritual. Elías tenia cobardía espiritual y temor al fracaso; habiendo tenido tantas victorias en Dios, no supo perfeccionar su carácter con respecto a la firmeza frente a los fracasos. Nosotros podemos sacar de los fracasos, grandes enseñanzas y estar seguros que si Dios los permite son para que se manifiesten algunas grietas en nuestro carácter porque Dios no ha perdido ninguna batalla, sino que somos nosotros los que las perdemos por causa de que no confiamos absolutamente en El.

El apóstol Pablo nos declara en su epístola a los Gálatas:

GAL 4:19… Hijos míos, por quienes de nuevo sufro dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros,…

Esto quiere decir que estamos en un proceso en el cual nosotros debemos ir rindiendo nuestro carácter; no podemos pretender que de la noche a la mañana una unción poderosa de Dios descienda sobre nosotros y lime y pula todas las falencias y grietas que tenemos en nuestro carácter. Estamos en medio de un proceso de rendición de todas las áreas de nuestra vida, y el carácter forma una parte fundamental en este desarrollo como cristianos, que no debemos dejar de lado.

ELISEO


2RE 2:23… Después subió de allí a Betel; y mientras subía por el camino, unos muchachos salieron de la ciudad y se burlaban de él, y le decían: ¡Sube, calvo; sube, calvo!...vs.24…Cuando él miró hacia atrás y los vio, los maldijo en el nombre del Señor. Entonces salieron dos osas del bosque y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos.

Eliseo sabia que su problema, la grieta de su carácter era el enojo. Los siervos, líderes o ministros que tienen este problema de enojo, terminan su ministerio en soledad porque nadie logra soportarlos en determinadas ocasiones cuando su grieta se hace manifiesta y evidente. Eliseo hace evidente su carácter en esta situación, es tal la cólera en la que se ve envuelto que no duda en maldecir a los jóvenes y dejarlos que caigan en manos de osos voraces que los despedazarían. A lo largo de su vida vemos como no logró tener siervos amorosos a su lado, sino solo criados como Giesi que terminó leproso, y esto fue porque nunca enderezó su grieta de enojo, de ira. Por más siervos de Dios que nosotros seamos, nuestro carácter tiene que ser enderezado. Tenemos que tener el reflejo del carácter de Cristo. No puede ser que un hombre lleno de Dios y de su Espíritu se vaya a gozar viendo cómo jóvenes son despedazados delante de sus ojos, solo por haber recibido una ofensa, una burla de parte de ellos.

La crisis no es la que hace al carácter del líder sino la que lo revela. En el momento de la presión, lo que se manifiesta es lo que tenemos dentro de nosotros.


SAUL


1SA 15:30… Y Saúl dijo: He pecado, pero te ruego que me honres ahora delante de los ancianos de mi pueblo y delante de Israel y que regreses conmigo para que yo adore al Señor tu Dios.


La grieta que se manifiesta en este caso en la vida de Saúl es la inseguridad y sobre todo, la poca aceptación de si mismo que tenia. Hay gente que ha sido tratada desde su niñez con menosprecio, como en el caso de Saúl, cuando la gente lo recordaba solo como el pastor de asnas. 1 Samuel 9:3… Un día, a Quis se le perdieron sus asnas. Entonces le dijo a su hijo Saúl: --Prepárate y ve a buscar las asnas. Llévate a uno de los criados... Nosotros como siervos, no podemos darnos el lujo de estar liderando gente si tenemos una grieta tan grande como la de Saúl, si hay inseguridad en nuestro carácter, porque tarde o temprano el pueblo va a presionar para que hagamos cosas que nosotros sabemos que no vienen de parte de Dios, pero si somos inseguros vamos a dudar y hasta podemos caer en la complacencia de un pueblo insensato. La falta de carácter y su complejo, hizo que cuando Samuel le informa que ya esta destituido, el solo pide que lo siga honrando delante de todo el pueblo, porque le importaba mas la opinión de la gente que lo que Dios mismo pensaba de él. Solo demostró que por dentro seguía siendo el niño menospreciado, acomplejado e inseguro, aunque en su exterior portaba vestiduras de rey. Otra prueba de esto es que a pesar de que Saúl amaba a David, cuando escuchó el canto de las mujeres Saúl se molesto y sintió celos:

1Samuel 18:7… Y mientras cantaban y bailaban, las mujeres repetían: “Mil hombres mató Saúl, y diez mil mató David.”…vs. 18…Esto le molestó mucho a Saúl, y muy enojado dijo: --A David le atribuyen la muerte de diez mil hombres, y a mí únicamente la de mil. ¡Ya solo falta que lo hagan rey!...

Esta reacción de Saúl solo evidenció una vez más su inseguridad. No es posible que el rey, la máxima autoridad de la nación sintiera celos de un muchachito y además de alguien que él realmente amaba con todo su corazón; y no solo eso, sino que dice la Palabra que desde ese momento odio a David, quiere decir que no era definido tampoco en sus sentimientos, y todas las voces que él oía afectaban su comportamiento, porque no tenia un carácter definido. Y eso puede afectar a un pueblo por completo, un rey con un espíritu najar, un espíritu de niño, puede ser la catástrofe de un pueblo. Por eso es importante que escudriñemos y veamos cual es la cojera, la grieta de nuestro carácter para entregarla al Señor y que El pueda hacer su obra completa en nuestra vida.

Solamente si estamos definidos en nuestro carácter, vamos a ser trasladados a otros niveles espirituales.


ESTER


Ester 1:12… Pero la reina Vasti se negó a cumplir la orden que el rey le había dado por medio de sus hombres de confianza. Entonces el rey se enojó mucho…


Aquí nos encontramos con otra persona que no estaba definida en su carácter, la cual afectó a todo un reino. Cuando nosotros tenemos una posición de liderazgo o de autoridad, entonces se nos va a demandar una mayor estabilidad en nuestro carácter y no se nos es permitido un “berrinche” como el que tuvo la reina Vasti, porque nuestra actitud afecta directamente al resto de la gente. La actitud que ella tomó afectó a todo un reino y la más perjudicada fue ella misma porque eso causó que fuera sustituida. Una oveja puede permitirse comportarse como quiera, mientras que un pastor, líder, anciano o cualquier otra persona con mayor jerarquía debe cuidar su conducta, porque hay gente que viene detrás de ella que puede ser terriblemente afectada y a nosotros se nos pedirá cuenta de ello. En el caso de Vasti, ella era berrinchuda, aunque aparentemente tenia motivos para enojarse ya que su esposo la había dejado 6 meses, pero olvidó que era una persona pública y que los trapos sucios se lavan en casa; y ella rehúsa acceder al llamado del rey, y él públicamente la mandó a llamar y ella públicamente se negó a obedecer. La reina, frente a esa situación tenía dos caminos a seguir: el compromiso público o dejarse llevar por su carácter, por su naturaleza. Y la reina Vasti antepuso su carácter a su compromiso y su responsabilidad como esposa del rey. Y es necesario que nosotros sepamos con quien nos estamos comprometiendo. La unción de Dios no se va a ver limitada por nuestro carácter, pero el tiempo de nuestro ministerio si se va a limitar si no reconocemos y rendimos al Señor las grietas de nuestro carácter.

Nuestras acciones no se pueden separar de nuestras intenciones ni del plan de Dios. No basta con tener buenas intensiones, nuestra conducta debe ir de acuerdo a ellas.


SANSON


Jueces 14:3… Le respondieron su padre y su madre: ¿No hay mujer entre las hijas de tus parientes o entre todo nuestro pueblo, para que vayas a tomar mujer de los filisteos incircuncisos? Pero Sansón dijo a su padre: Tómala para mí, porque ella me agrada…


Sansón era una persona que tenia debilidad moral de carácter. Esta grieta en el carácter se trae desde pequeños, viene en nuestra genética. Hay gente que erróneamente cree que si su pecado no se manifiesta en el cuerpo o no es ejecutado por el cuerpo, entonces consideran que no han pecado, cosa que está muy lejos de ser una realidad para Dios. El Señor es muy específico al hacernos saber que nuestras intenciones cuentan. Dice la Palabra que aquel que mira a una mujer para codiciarla, ya cometió adulterio en su corazón: Mateo 5:28… Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón…

No dice que hace falta que se acueste con ella para pecar, sino que dice que reconozca que en su debilidad de carácter desea algo más que una simple mirada porque lleva la intención de poseerla, y eso ya es pecado. En el caso de Sansón, él tenía una debilidad moral de carácter y tal vez era aumentada por sus buenos atributos físicos y su manera innata de ser un conquistador. Este tipo de grieta en el carácter tal vez puede llegar a ser permitido en alguien del pueblo, pero jamás en un líder porque eso se va agravando hasta llegar a maquinar el pecado en su corazón. Sansón pensó que el nacimiento sobrenatural que había tenido, su llamamiento y su crianza como nazareo le asegurarían que jamás seria destituido por Dios. Pero vemos que definitivamente él cumplió con el plan que Dios había trazado para su vida, que era el matar filisteos, pero su ministerio fue cortado. Originalmente no estaba en la mira de Dios el hecho de que Sansón los matara con su vida, pero su debilidad moral de carácter hizo que Dios dispusiera otra cosa para su vida. Sansón creyó que si Dios le daba fuerza era porque no se desagradaba de lo que hacia, sin embargo ese no era el pensamiento de Dios. No pudo prolongar su tiempo de disfrutar de Dios. Hay personas, al igual que Sansón que juegan con el pecado y cuando se presentan en un pulpito a ministrar Dios se derrama con su presencia pero el Señor se derrama por misericordia a SU pueblo y no porque tenga aceptación por el carácter del líder. Entonces nosotros debemos enderezar nuestro carácter porque la santidad viene acompañada de un ingrediente y una demanda muy especiales y es la integridad. La integridad de un ministro no es que muestre su gloria en la iglesia y en su casa sea un déspota con su familia, o un padre sin firmeza de carácter como para corregir a sus hijos, etc. Todo ministro que no sea integro pone en riesgo el tiempo de vida útil de su ministerio.


GIESI


2 Reyes 5:24… Cuando llegó al monte, los tomó de sus manos y los guardó en la casa, luego despidió a los hombres y ellos se fueron…vs.25…Entonces él entró y se puso delante de su señor. Y Eliseo le dijo: ¿Dónde has estado, Giezi? Y él respondió: Tu siervo no ha ido a ninguna parte…vs.26… Entonces él le dijo: ¿No iba contigo mi corazón, cuando el hombre se volvió de su carro para encontrarte? ¿Acaso es tiempo de aceptar dinero y de aceptar ropa, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas?...vs.27… Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tus descendientes para siempre. Y él salió de su presencia leproso, blanco como la nieve.


La grieta que se evidencia en el carácter de Giezi es la del dinero fácil. Esto es más común entre la gente de lo que podemos suponer, no importa como conseguir dinero, lo importante es que se consiga, cueste lo que cueste, no importando cuales sean las consecuencias. Por temor a su señor, es posible que Giezi haya callado su debilidad y no haya sido integro declarándole la grieta de su carácter. Y este criado no estaba acostumbrado a ganar dinero de una manera tan sencilla como lo hizo en esa oportunidad, sino que toda su vida había tenido que trabajar duramente y tal vez por un salario mínimo. Posiblemente Giezi hubiera llegado a ser próspero, pero como no supo esperar en Dios y utilizó cosas malas para obtener un fin de Dios, hasta la lepra de Naaman se le pegó, se quedó con la cosecha de lo que había sembrado. Lo mismo sucedió con Jacob, Dios tenía pre establecido que él seria el primogénito, pero Jacob no esperó en Dios y utilizó sus propias artimañas y el engaño para conseguir lo deseado y tuvo cosecha de engaño, porque en su vejez él mismo es engañado por sus propios hijos.

Hay grietas en nuestro carácter que Dios no va a pasar por alto. El camino de la santidad no es fácil, pero Dios dijo: sed dantos porque yo soy santo, es decir que se puede lograrlo.


ABRAHAM


Gen 12:13…Di, por favor, que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y para que yo viva gracias a ti...


La poca definición en el carácter de Abraham lo llevó a mentir. Esa actitud hace que uno pierda autoridad ante la gente con la que se enfrenta. Esa fue una cojera que se heredó en su hijo Isaac. La mentira se hereda. El que ha sido un engañador va a ser engañado por su hijo porque eso se hereda. Vemos también que la exageración tiene el mismo nivel de paga que la mentira, porque son las mismas grietas producidas por falta de integridad o por cobardía y temor a no ser aceptados totalmente por los demás, entonces muchas veces nos vemos “obligados” a exagerar o a mentir para así ganarnos el favor de los hombres. Abraham, al mentir, perdió su autoridad delante de su esposa y su hijo Isaac tuvo el mismo problema. Eclesiastés 10:14…El necio multiplica las palabras, pero nadie sabe lo que sucederá, ¿y quién le hará saber lo que ha de suceder después de él?

Cuando caemos en el pecado de exageración nos convertimos en necios porque multiplicamos las palabras.


DEBORA Y BARAC


Jueces 4:8… Barac le respondió: —Si tú vas conmigo, yo iré. Pero si no vas conmigo, no iré…vs.9… Ella le dijo: — ¡Ciertamente iré contigo! Sólo que no será tuya la gloria, por la manera en que te comportas; porque en manos de una mujer entregará Jehová a Sísara. Débora se levantó y fue con Barac a Quedes.


Aquí vemos a dos personas con carácter completamente diferentes. El uno tenía las armas físicas para ejecutar con éxito una batalla, y la otra solo tenia el carácter, sin las armas físicas. Pero en esta batalla valió más el carácter definido de Débora que todos los atributos físicos y el armamento de Barac. Ella manda a llamar a Barac y el tiene cobardía y la manifiesta, diciéndole que si ella no lo acompaña, él no puede hacer nada. Barac era un niño que no se sentía seguro si no iba su autoridad con él. Es como aquellos que solo se comportan adecuadamente cuando su pastor o su líder están cerca, pero luego, en su círculo de amistades muestran otra cara y otros comportamientos, porque no tienen su carácter definido. Barac no estaba definido en su fe en Dios, puso su confianza en una mujer que sí le creía a Dios y no en el Dios de esa mujer.





Todos nosotros traemos, desde nuestro nacimiento, diferentes grietas en nuestro carácter las cuales tenemos que enderezar; hay algunas cojeras o grietas que son producidas por la falta de padre y es por eso, al no tener una figura paterna, les cuesta dirigirse a Dios y eso lo van arrastrando en su vida durante mucho tiempo, hasta que rinden esa área al Señor y son restaurados. Como vemos, nuestro carácter afecta hasta nuestra vida devocional, nuestra sinceridad y nuestro liderazgo, y limita nuestro tiempo de ministerio a un momento tan pequeño como una visitación.

Sabemos que una visitación y el llorar, no nos va a cambiar la vida a menos que esa visitación se prolongue y nunca deje de pasar.

Muchos somos especialistas en ver las grietas de otros, pero cerramos nuestros ojos para ver las que tenemos dentro. Bueno es el que ve las grietas de otros, pero valiente es el que se atreve a ver las propias. Aquel que está transitando por el camino de la santidad sabe que se tiene que enfrentar a él mismo porque no podemos estar delante del Señor si no somos santos.


Debemos hacer una diferencia entre carácter y reputación. El carácter es aquello que nosotros ya traemos desde nuestra infancia, pero la reputación es aquello que a nosotros nos preocupa, como vimos en el caso de Saúl, que no le importaba que Jehová lo hubiere desechado sino su preocupación era que el pueblo lo siguiera honrando.


Nuestro carácter debe ser:

· Permanente, no podemos ser como las olas del mar que vienen y van.

· Tiene que tener responsabilidad, atributo de un adulto, porque un niño jamás puede ser responsable.

· Tiene que añadir valor a otras personas.

· Tiene que construir un legado para el futuro; es importante porque nosotros no buscamos héroes personales sino gente que con su carácter y creyéndole a Dios, cambie generaciones. El hombre que logra cambiar una generación es un hombre con carácter definido. Salomón dijo:


Pro 22:1 Más vale el buen nombre que las muchas riquezas; y el ser apreciado, más que la plata y el oro.

Procuremos terminar nuestro ministerio y no que éste sea cortado antes de tiempo por no haber rendido nuestro carácter al Señor y así poder decir como Pablo: Hechos 20:24 Sin embargo, no estimo que mi vida sea de ningún valor ni preciosa para mí mismo, con tal que acabe mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.


Nessun commento:

Posta un commento

Use su boca para bendecir, y sus dedos para edificar. Recuerda que Dios siempre esta mirando todo aquello que hacemos. sembremos bien para que ceguemos mejor.