NO OLVIDES APAGAR LAS VOCINAS DE LA MUSICA QUE SE ENCUENTRA DEBAJO, SI DESEAS ESCUCHAR RADIO VISION CRISTIANA INTERNACIONAL. TRANSMISION MUY PODEROSA. A LAS 3 DE LA MANIANA, HORA DE LATINOAMERICA, Y NUEVE DE LA MANIANA, HORA DE EUROPA, TIEMPO DE ORACION NUEVE DE LA NOCHE, ORACION, Y DOCE DEL MEDIO DIA, MOMENTO DE ORACION, QUE EN LATINOAMERICA SERìAN LAS 6 DE LA MANIANA PitaPata - Personal picturePitaPata Dog tickers Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic NO OLVIDES APAGAR LAS VOCINAS DE LA MUSICA QUE SE ENCUENTRA DEBAJO, SI DESEAS ESCUCHAR RADIO VISION CRISTIANA INTERNACIONAL. TRANSMISION MUY PODEROSA. A LAS 3 DE LA MANIANA, HORA DE LATINOAMERICA, Y NUEVE DE LA MANIANA, HORA DE EUROPA, TIEMPO DE ORACION NUEVE DE LA NOCHE, ORACION, Y DOCE DEL MEDIO DIA, MOMENTO DE ORACION, QUE EN LATINOAMERICA SERìAN LAS 6 DE LA MANIANA Mi Casa sera llamada Casa de Oracion para todos los pueblos. Isaias 56:7
“No andes difundiendo calumnias entre tu pueblo, ni expongas la vida de tu prójimo con falsos testimonios. Yo soy el Señor.” Levítico 19:16

mercoledì 24 novembre 2010

Jezabel.

Saludos hnos, aquì traigo nuevamente este estudio sobre Jezabel. Si desean lo poeuden leer, aunque es algo extenso, pero es a elecciòn vuestra.
bendiciones Mil

Quién es Jezabel?
Es, sin dudas, el nombre de mujer
más conocido y utilizado en la iglesia. La acompaña prácticamente desde
su inicio. No como bondadosa dama, ayuda idónea o servicial mujer, sino
como franco espíritu del cual trataremos de aportar mayor información,
con el fin de evitar que muchos vuelvan a equivocarse como ya lo han
hecho tantos, causando los inconvenientes que todos conocemos.

(Gálatas 6: 10)= Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a
todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

¿Nunca se le
ocurrió preguntarse por qué Pablo utilizó este término, (Familia de la
Fe), para referirse a los creyentes nucleados allí? Es sencillo. Porque
Pablo sabía que la familia, como núcleo comunitario, es un prototipo en
escala de la Iglesia.

Las familias, están entrelazadas por personas
con algo en común: un lazo de sangre por ejemplo. De igual modo, las
congregaciones, están conformadas por personas entrelazadas por un
denominador común: la sangre de Cristo. De allí que tanto las
congregaciones como las familias contengan a personas con fallas muy
reales. Los desajustes que se producen en las familias, también ocurren
dentro del cuerpo de Cristo.

Incontables congregaciones en todo el
mundo se tambalean bajo el peso de los que en ellas están heridos.
Estas congregaciones, generalmente controladas por unos pocos, se
parecen a un campo desierto cubierto de cuerpos espirituales muertos,
desparramados en los terrenos del disenso y la manipulación, que es
hechicería. Si no existe una autoridad fuerte allí, una sola persona
puede dejar a una congregación entera sin defensas. ¡Aún en las que se
precian de estar llenas del Espíritu Santo! Las bajas crecen a medida
que las personas desilusionadas en su fe, encuentran que el mensaje no
tiene poder; y su testimonio, tampoco.

El espíritu de Jezabel, -y
ahora le voy a enseñar por qué-, es atraído principalmente por
personalidades proféticas. Suele mostrarse con mayor frecuencia en el
género femenino, aunque no hay que descartar que este espíritu también
influya en hombres.

Este es un espíritu tóxico para la iglesia y muy
difícil de detectar en las primeras etapas. Puede esconderse en
personas ungidas, dotadas, amistosas, trabajadoras, que parecen ser una
respuesta a la oración. Inicialmente, cuando una persona así aparece en
una congregación, la gente suele entusiasmarse, porque parecen tener un
altísimo potencial para el ministerio. Pero cuando se le quita la
fachada, el barniz, la capa superficial, debajo de eso aparece la
rebelión, la acusación, la manipulación, las ansias de control, la
mentira, la ira, la arrogancia, la super espiritualidad, el chisme,
las críticas, los celos, la astucia, la maña y la falsa preocupación.
Todo esto, lo sabemos, son ingredientes vitales para un demonio de
hechicería, que es en definitiva lo que mueve a cualquier Jezabel
activa.

TIÁTIRA

(Apocalipsis 2: 20-23)= Pero tengo unas pocas cosas
contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa,
enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y comer cosas sacrificadas a
los ídolos. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere
arrepentirse de su fornicación. He aquí yo la arrojo en la cama, y en
gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de
las obras de ella.

A primera vista, puede parecer que no existe un
equivalente actual para la Jezabel de Apocalipsis 2, pero muchos
miembros de iglesias, incluyendo a muchos pastores, han sucumbido ante
el espíritu tentador de Jezabel. Atraídos por el engaño del adulterio y
la fornicación, sacrificando la santidad ante el ídolo de la
inmoralidad sexual, han entrado en un período de gran tribulación.
Hogares y congregaciones enteras han sido destruidos, y muchos hijos,
tanto físicos como espirituales, han sufrido cierta forma de muerte.

En el libro del Apocalipsis, el Espíritu Santo habló por medio del
apóstol Juan a las siete iglesias de la provincia romana en Asia. Una
de las iglesias, ubicada en Tiatira, estaba luchando con un espíritu de
Jezabel. En el Antiguo Pacto, Jezabel era una mujer que vivía y
respiraba; pero en el Nuevo Pacto es un espíritu. De la misma manera
que Babilonia en el Antiguo Testamento era un lugar geográfico y físico
definido, en el Nuevo Testamento, Babilonia es un espíritu que hoy
inunda nuestras congregaciones desparramando confusión, materialismo,
humanismo, corrupción y religiosidad ritual. Tenemos que aprender a
leer la Biblia. Muchas veces, lo que es definido, específico, singular
y local en el Antiguo Testamento, es comunitario, ilimitado y
espiritual en el Nuevo. Esto es muy importante saberlo, ya que al
tratar con Jezabel, se está tratando con un espíritu y no con un ser de
carne y hueso.

Dios dijo que somos su imagen y semejanza. Pero
resulta que como a Dios nadie le vio jamás, nadie sabe qué aspecto
tiene. La única pista que tenemos, es que Dios es Espíritu, de lo que
deducimos que nosotros también somos un espíritu. Ahora, como los
espíritus no son materia y por lo tanto necesitan un cuerpo para
hacerse visibles, el Espíritu Santo va a utilizar el nuestro para
derramar bendición hasta que sobreabunde. Pero también los espíritus
malignos harán lo propio con todos aquellos que se abran a su ingreso
mediante el pecado, la desobediencia y la blasfemia. La señora N.N.
puede ser una buena mujer, pero si por alguna causa le dio entrada al
espíritu de Jezabel, la señora N.N. puede llegar a ser una catástrofe
para la iglesia donde se congrega.

Vemos, en el primer libro de los
Reyes, en el capítulo 16, que Acab rey de Israel, tomó a Jezabel para
ser su esposa. Jezabel no era de Israel, era hija del rey de Sidón.
Algo peor todavía: era una adoradora de Baal, muy devota y
proselitista. Acab, que era un rey de carácter muy débil, comenzó
también a adorar a Baal, renegando de sus creencias, sólo por complacer
a su mujer. Los dos juntos, llevaron al pueblo de Israel al pecado de
la adoración de ídolos. Dios, en su ira, levantó a Elías para llamar a
Israel al arrepentimiento y trajo el hambre a la tierra.

Luego, ya en
el capítulo 18, vemos que Jezabel hizo matar a los profetas de Dios.
Usurpó una autoridad que Dios no le había dado y mató a personas que
Dios había levantado para ser sus voceros ungidos. En cambio, Jezabel
lo reemplazó por los profetas de Baal. En respuesta a su maldad, Dios
envió a Elías a confrontar con los poderes de Baal en una demostración
de fuerzas delante del pueblo de Israel. Con los profetas de Baal de un
lado de la montaña y Elías en el otro, Dios demostró a los hijos de
Israel que el Dios de Elías era el verdadero Dios. Mientras el fuego
del cielo devoraba el altar que Elías había construido, el pueblo se
postró sobre sus rostros, diciendo: ¡Jehová es el Dios! Elías le ordenó
a los que observaban el enfrentamiento que mataran a los profetas de
Baal, y el pueblo lo hizo sin dudar. En veinticuatro horas, la hambruna
había terminado y el avivamiento se extendía por Israel.

Cuando Acab
informó a Jezabel lo que Dios había hecho por medio de Elías, ella
envió un mensaje a su adversario: 1 Reyes 19:2, dice: Así me hagan los
dioses, y aún me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu
persona como la de uno de ellos. Sin que la tremenda demostración de
poder realizada por el Dios de Israel hubiera hecho mella en su
obstinación, Jezabel se dedicó a perseguir al profeta ungido por
Jehová. Creo que ya en estas instancias, usted estará pensando
inevitablemente en paralelos contemporáneos que alguna vez le habrá
tocado ver.

Ahora permítame usted un instante. Pregunto: ¿Adónde
estaba Acab a todo esto? ¿Quién era el rey de Israel? Porque no era
Jezabel, era Acab. Sin embargo, no lo parecía así, en absoluto. Porque
era Jezabel, evidentemente, la que manejaba la situación. Operaba
detrás de bambalinas moviendo a su antojo a su débil esposo, utilizando
la manipulación, la intimidación, la seducción y la dominación para
afirmar su gobierno ilegítimo por medio de la hechicería. Entonces;
¿Quizás esta mujer era una bruja? ¡No! ¡Era la esposa del rey! ¡Era la
mujer del líder! Por eso Jezabel es tan peligrosa. Ella ansía tener
todo el control, y usará todos los medios de que disponga para lograr
sus fines.

Otra: en el primer libro de los Reyes, capítulo 21, Acab
ve una pequeña viña en Jezreel que, piensa, se vería muy hermosa como
parte de sus extraordinarios jardines reales. Pero, lamentablemente, su
dueño, Nabot, se niega a vendérsela. ¿Qué se supone que hizo Jezabel
entonces? Hizo que los ancianos y los nobles de Jezreel pusieran una
trampa a Nabot por el delito de blasfemar a Dios. Ahora mírelo desde
este modo más moderno: Acab, un prestigioso ministerio al que sólo le
va quedando su fastuosidad porque frutos no muestra, quiere apropiarse
dinero mediante- de Nabot, un ministerio pequeño y anónimo, pero que
produce mucho fruto porque difunde y practica un evangelio puro y sin
religiosidad. No lo puede hacer porque Nabot no acepta ni la componenda
ni la mentira. Entonces aparece Jezabel, un espíritu poseedor de un
colaborador muy cercano, que levanta una calumnia: el ministerio Nabot,
es herejía. La gente, que no necesariamente evidencia conocimiento
agudo y preciso,
piensa que sí, que puede ser y, ¿Cómo termina la
historia? Nabot es apedreado hasta morir para que Jezabel pudiera,
finalmente, salirse con la suya y adquirir ese jardín (ministerio) para
su marido.

Lo peor de todo es que los líderes de Israel, (Que es la
iglesia) estuvieron de acuerdo con las directivas de Jezabel. ¿Por qué?
Porque le tenían miedo, como también se lo tenía, en la historia
bíblica, Elías. Las personas miraban a Jezabel (Y hoy sigue siendo
igual) y decían: Esta es la clase de personas con las que no quiero
meterme en problemas. La ironía es que Jezabel hizo tender una trampa
contra Nabot por, -según dijo- hablar en contra del Dios de Israel
mientras, al mismo tiempo, ella trataba de llevar al pueblo a adorar a
Baal. Jezabel puede ser directa y manipuladora al mismo tiempo.

En no
pocas congregaciones se está luchando hoy contra ese mismo espíritu.
Muchas veces, el hombre que está en el púlpito no es el que está a
cargo de todo. Alguna persona de su entorno más cercano puede ser
quien, posiblemente, esté gobernando la congregación por medio de la
manipulación. Que es como decir: de la Hechicería.

Las denominaciones
pueden utilizar también a la hechicería diciendo o intimidando con
expresiones tales como: Si ustedes no creen y dicen todo lo que les
decimos... Si dejan que esa persona hable... Los expulsaremos de
nuestra denominación y les quitaremos la afiliación... Eso no es otra
cosa que control por medio de la intimidación.

En hebreo, Jezabel
significa tanto Baal es esposo como Incapacidad para cohabitar.
Jezabel se niega a compartir con nadie porque está aliada con Baal, un
señor falso. Ella es la que lleva los pantalones: ella dirige,
controla, gobierna. No comparte nada con nadie. En el ejemplo de la
iglesia de Tiatira, era Jezabel la que sostenía (No la gente de la
iglesia) que ella era profetisa.

(Apocalipsis 2: 20)= Pero tengo unos
pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice
profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas
sacrificadas a los ídolos.

La fornicación a la que ella seduce a los
fieles en Cristo, puede ser literal (Esto es: sexual) o espiritual. Las
personas de la iglesia de Tiatira eran seducidas por su persona, o
temían a su personalidad manipuladora, o ambas cosas.

Así que...
¿Cuáles son, entonces, los planes globales de Jezabel? Tres
fundamentales, tome nota: Falsa religión, falsa doctrina y, sobre todo,
socavar la autoridad genuina. Donde se encuentra una Jezabel muy
posiblemente se hallarán hombres débiles, que le tienen miedo a otros
hombres, que buscan complacer a la gente. Ella busca a los que
comandan, para quitarles su poder, su utilidad y hasta su vida
espiritual.

Utilizando cualquier medio que sea viable o necesario,
engaña a las personas para alejarlas de una vida espiritual legítima, y
los encanta para hacerlos entrar en su esfera de influencia. Las
herramientas que utiliza pueden ser: desde la falsa profecía, pasando
por la melosa adulación y terminando hasta con el sexo. Ella defiende
ferozmente a su pequeño reino y fomenta una dependencia extremada a sus
seguidores. Sus grupos son, realmente, reuniones de brujas, pero
naturalmente el espíritu de Jezabel jamás revelaría eso abiertamente,
por lo que muchas veces se les llama Estudios bíblicos hogareños.

Por sobre todo, la persona que exhibe un espíritu de Jezabel resiste a
una autoridad masculina firme. Muchas veces su repulsión proviene de
una relación disfuncional con su padre carnal. El padre, quizás, haya
estado ausente, o haya abusado física o sexualmente de ella. Aunque
esto no lo justifica, quizás explica por qué guarda tanto
resentimiento.

Acusada por la indefensión que ha sufrido en su
pasado, ella lucha por controlar a quienes la rodean. Su grupo de
estudio bíblico se convierte en una plataforma para socavar el
liderazgo de su iglesia. Hasta sus oraciones parecen resonar con el
resentimiento que anida en su interior hacia los que gobiernan: está
cometiendo lo que jurídicamente se denomina como SEDICION. Está
socavando una autoridad delegada y constituida por Dios cuando es así,
obviamente- con la intención de derrocarla, no de ayudarla o
respaldarla. Se puede, incluso, utilizar otra palabra mucho más
concreta para definirla: TRAICION.

A nivel de nación, a nivel de
funcionamiento político o de gobierno, este delito puede castigarse muy
duramente. En algunos países, incluso con la muerte. Las personas que
cometen sedición, jamás van a ir de frente a un líder a decirle:
¡Hola! ¿Cómo le va? ¡Vengo a destruir su autoridad! No se asombre:
Satanás tampoco les hace señas a los creyentes para mostrarles adónde
está, y mucho menos sobre lo que planea hacer. En el texto de Gálatas 5:
20, donde se habla de las obras de la carne, se incluye a esta
sedición, también llamada DISENSION. Por lo tanto, las personas que
participan de este pecado, dice, no heredarán el reino de Dios.

El
sutil ataque que se infiltra en la iglesia por medio de la sedición ha
causado muchas divisiones. Ha destruido relaciones fraternales, ha
creado disensión y ha influido, con gran incentivación emocional, a la
peor lucha de todas las luchas en las que puede enfrascarse un
creyente: la lucha interna eclesiástica, que naturalmente, no tiene
absolutamente nada que ver con lo que Dios planificó que debía ser su
iglesia. Cualquier intento de socavar la autoridad de alguien levantado
por Dios, es sedición. Porque si esa autoridad fuera un intruso no
ungido, que los hay, a su autoridad nominal habrá de destruirla el
Señor, ya que así lo dice la palabra cuando puntualiza: Yo pagaré.
Nadie de nosotros ha sido llamado para eso. Sí, en cambio, para
proclamar el evangelio real, sin fisuras ni posiciones acomodaticias
sectoriales o denominacionales.

Jezabel es experta en socavar la
autoridad de los líderes, independientemente de la realidad espiritual
o no de esos liderazgos.

Jezabel lleva a los líderes ungidos por Dios
al desánimo, la desesperación, al suicidio o a la depresión, como
sucedió con el profeta Elías. Después que Elías pidiera fuego del cielo
y ordenara a los israelitas que mataran a todos los falsos profetas de
Baal, Jezabel decidió perseguirlo. Este profeta, ungido por Dios,
corriendo para salvar su vida, llegó a rogar a Dios: Señor, mátame.
Soy el único que queda; mátame. Muchos líderes enfrentan terribles
períodos de soledad y desánimo durante los cuales desesperan y creen no
ser capaces de seguir viviendo. Quizás nunca compartan lo que sienten,
ni siquiera con sus esposas o sus amigos más cercanos. Sin que ellos lo
sepan, quizás enfrentándose a un poderoso espíritu de Jezabel que desee
controlar y dominar.

Antes de venir por las ovejas, Satanás viene por
el pastor. Que no se trata, necesariamente, del nominal, del ordenado,
del que conduce la congregación. Usted sabe que los hombres fueron los
que armaron esta estructura de esta manera y que así está funcionando.
Pero cuando la Palabra dice Pastor, dice POIMANO, y Poimano significa:
El que guía, el que apacienta, el que protege y esto, todos lo
sabemos, incluye a un grupo de personas mucho más amplio que aquellos
que hoy detentan la máxima autoridad institucional eclesiástica.
Zacarías 13:7, dice: Heriré al pastor, y serán dispersadas las ovejas.
Los líderes soportan el impacto del ataque de Satanás antes que las
ovejas, que el resto del cuerpo. Porque si los líderes llegaran a caer,
las ovejas se dispersarán. ¿Habrá sucedido esto en algún lugar que
usted conozca o no? Bien; eso es exactamente lo que Satanás desea. Él
prefiere, -si puede-, tomar a un líder antes que a mil ovejas. Por eso
Pablo amonestaba a la iglesia para
que orase a fervientemente y con
regularidad por los que están en autoridad.

(1 Timoteo 2: 1-2)=
Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y
acciones de gracias, por los reyes y por todos los que están en
eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y
honestidad.

Es decir que queda muy claro, sea como fuere, que todos
aquellos que están en eminencia o autoridad están bajo ataque debido a
la naturaleza de la posición que ellos tienen.

Tanto Satanás como
Jezabel producen congregaciones divididas, matrimonios destrozados y
vidas destruidas. No debemos echar fuera de nuestras igle3sias a estas
víctimas; en cambio, debemos ir a buscarlas y traerlas de regreso al
reino de Dios. Un hombre así puede ser rescatado, liberado y salvado
antes de que incurra en la ira de Dios. Pero mientras está bajo el
control de Jezabel, no sabe que puede ser redimido, por lo que se
desespera y hace necedades. Y lo peor de todo es que el resto del
cuerpo lo juzga sin conocer los detalles y, si se ofrece, lo ejecuta.

La mayoría de las veces, la persona que tiene un espíritu de Jezabel
viene de una familia disfuncional, es decir: de familias con graves
problemas en su seno. Porque Jezabel se alimenta de los problemas
familiares. Generalmente, en la historia de esas familias puede
encontrarse alcoholismo, abuso, enfermedades mentales, dominación por
parte de uno de los progenitores, o alguna otra forma de disfunción. Es
común que Jezabel practique alguna clase de inmoralidad o perversión
sexual. Dado a que ella viene con traumas y marcas profundas, (Estamos
hablando de alguien que, obviamente, no está redimido por la sangre de
Jesús) las personas que también padecen los mismos antecedentes, se ven
atraídos por ella. Pero por debajo de esa sórdida máscara, hay una
persona profundamente herida y lastimada.

Cuando se la confronta,
Jezabel se vuelve defensiva y reacciona con hostilidad. Ataca con
acusaciones religiosas destinadas a producir culpa. ¡De la misma manera
en que lo hace Satanás! Que no oramos lo suficiente, que estamos en
rebeldía, que no nos sujetamos. Esa es una de las técnicas de la
estrategia satánica: la culpa. La otra es inspirar lástima al mismo
tiempo que vuelve a producir culpa. ¿Cómo puedes hacerme esto? (Que
naturalmente, es desoír sus consejos o influencias) ¡Yo te amo! ¡Te
he dado mi vida! Y así, en forma agresiva, donde no se necesita
demasiado discernimiento para detectar total falta de amor, intimida,
cita las Escrituras, (No se olvide usted que, pese a no tener
revelación porque no tiene al Espíritu Santo como guía a toda verdad,
el diablo conoce muy bien los textos de la Biblia) y trata de hacer que
quienes se le enfrentan se sientan inferiores. Además tiene una gran
habilidad para lograr, con sus palabras, que las personas que la
confrontan por
sus actividades sediciosas abandonen la tarea, pero al
alejarse de ellas sienten que algo está mal, porque saben que han sido
usadas. Y recuerde que la menciono como mujer porque el espíritu es
Jezabel, femenino, pero tranquilamente puede operar a través de hombres
también.

Otra característica del espíritu de Jezabel es ser lo que
vulgarmente llamamos chusma o chismosa. Tiene que estar enterada de
todo lo que sucede en la iglesia. ¿Conoce usted a alguien que sea así?
Es que Jezabel es muy entrometida y le encanta manejar información.
Dado a que quiere saberlo todo de todos, (Su ministerio, su matrimonio,
sus hijos, su trabajo, sus problemas) suele involucrarse en los asuntos
de la iglesia que en realidad no le incumben.

Algunas veces puede ser
muy difícil detectar el espíritu de Jezabel obrando en alguna iglesia.
Porque puede esconderse, camuflarse, mimetizarse detrás de una fachada
de interés por el prójimo, de cuidado, de preocupación por ser útil, de
intercesión, de apoyo o muchas otras características positivas. No se
olvide que Jezabel es una maestra en el arte de disfrazar sus
tácticas.

Ninguno de nosotros puede ignorar, a esta altura de nuestra
madurez espiritual, que los chismes son una de las mayores amenazas
para la vida espiritual de cualquier iglesia. Es allí cuando los
pecados y las fallas de muchos miembros de la iglesia se convierten en
temas públicos en las reuniones de oración, con la excusa de orar por
alguna determinada persona, que mire en el problema que se ha metido, y
cosas por el estilo.

De algo no podemos tener dudas sobre la base de
muchas experiencias vividas con relación a este nefasto espíritu.
Jezabel, con sus malvadas tácticas y tenebrosos planes, va a tener un
efecto venenoso sobre la iglesia si no se trata con ella rápidamente y
a fondo. Hay dos métodos muy claros y precisos para tratar con ella que
cortarán su influencia y la expulsarán de en medio de la congregación.

El primero, es confrontarla de una manera directa, utilizando una
fuerte autoridad espiritual, no nominal o institucional, con eso no
alcanza; espiritual, para poder desembarazarnos a nosotros mismos y a
la iglesia, de su influencia.

No podemos sentarnos tranquilamente a
mirar como Jezabel actúa en nuestras congregaciones y en las vidas de
nuestros amigos y compañeros de fe, deseando simplemente que ella se
vaya. Su intención es socavar la autoridad espiritual que Dios ha dado
a los líderes que Él ha levantado sobre la iglesia, y no se detendrá
ante nada para conseguir su objetivo. Póngase firme, confróntela con su
pecado, quítele el poder con la autoridad que Dios le ha dado, y
detenga su influencia en medio de la iglesia.

El segundo método es
vivir en sumisión a Dios, y enseñe a aquellos que están bajo su
autoridad espiritual a vivir también en sumisión a Él.

La sumisión es
la solución para la sedición. Cuando una mujer está sometida a su
esposo, las tácticas de Jezabel no pueden afectar a ese matrimonio.
Cuando un hombre está sometido a los líderes reales y genuinos de la
iglesia, no socavará esa autoridad con palabras y comportamientos
sediciosos. Cuando un cuerpo de creyente está sometido a sus líderes
genuinos, esa iglesia crece, madura y se desarrolla hasta ser un haz de
luz en el mundo oscuro y pecaminoso que la rodea. Naturalmente que
estamos hablando de congregaciones cuya cabeza es Cristo y donde el
poder que se mueve es el del Espíritu Santo y con líderes levantados
por el Señor y no por juntas, convenciones, asociaciones o concilios
humanos.

Hay que señalar, porque no hacerlo sería cometer un grave
error, que como cualquier otro cartel, el término Jezabel es muy
fácil de colocar a muchas situaciones o a diversas personas, pero no
tan fácil de sacar. En un libro de su autoría, el autor Mike Bickle
insta a quienes están en autoridad a no poner a alguien el rótulo de
Jezabel con ligereza. Hay demasiadas mujeres, -dice-, que han sido
rotuladas como Jezabel sólo porque han chocado con un hombre que tiene
una personalidad controladora. Lamentablemente, muchos de nosotros
reaccionamos ante otras de determinadas formas debido a nuestras
propias inseguridades. Cuando lo hacemos, no tardan en caer las
víctimas.

Ahora vamos por partes: antes de decidir como responder, es
imperativo que usted pase tiempo en la presencia de Dios. La oración es
la clave. Sin valentía, sabiduría y discernimiento, está destinado al
fracaso. En Mateo 17:21, Jesús habla de cierto género de espíritus que
No salen sino con oración y ayuno. Muchas veces hay creyentes llenos
del Espíritu Santo que se apresuran a pisotear lugares donde los
ángeles temen entrar en puntas de pie. Confrontamos a la persona antes
que la batalla se haya librado en los lugares celestiales, lo cual
produce una situación confusa que lentamente arrastra a toda una
congregación a la lucha. Ate y desate en el ámbito espiritual antes de
atar y desatar en lo natural.

Interceda por la persona que usted cree
que está bajo la influencia de un espíritu de Jezabel. Interceda
también por quienes están en el liderazgo. Sobre todo, asegúrese que
está tratando verdaderamente con un espíritu demoníaco. Tirar
acusaciones de endemoniados sin pensarlo bien antes y sin orar, puede
causar un daño emocional en los miembros del cuerpo de Cristo.
Recuerde, el final, en una situación confusa como esta, puede llegar a
involucrar a personas que ni siquiera tuvieron un contacto directo al
principio. Más que nada, ore pidiendo sabiduría para tratar con esta
situación para redimirla. La meta es la restauración y la
reconciliación, no la exclusión y la expulsión.<>< <><

Nessun commento:

Posta un commento

Use su boca para bendecir, y sus dedos para edificar. Recuerda que Dios siempre esta mirando todo aquello que hacemos. sembremos bien para que ceguemos mejor.